Una comunicación distinta

(fragment)

De vez en cuando, se oyen voces de alarma ante la posibilidad que Internet nos aísle y nos convierta a todos en individuos desconfiados y solitarios susceptibles de padecer misantropía aguda en cualquier momento. Por la televisión vemos reportajes protagonizados por adolescentes que no han salido de la su habitación en años porqué se han enganchado al ordenador. Son niños malcriados con unos padres suficientemente bobos para servirles las comidas puntualmente ante la puerta de su habitación como si fueran príncipes, pobrecitos. No es necesario estudiar sicología para sospechar que si pasaran hambre saldrían de la cueva para, como mínimo, llegar hasta la nevera y llevarse una coca-cola y una barrita llena de azúcar, chocolate y colesterol, que suele ser la base alimenticia de este tipo de seres, fruto de la nuestra sociedad senil, consumista y acomodada.

Aquest article també està disponible en: Inglés, Catalán

Leave A Comment