Toda la vida

Resumen

Toda la vida narra una historia de amor que contrapone el romanticismo con las contradicciones y abismos de nuestro tiempo. Ada Castells nos ofrece una personal visión de la vida del pintor romántico Caspar David Friedrich y nos propone un fluido y acertado contrapunto entre la melancolía y el escepticismo. Silvia, una joven escritora sin éxito, se obsesiona por Friedrich. Mientras novela la vida apasionada del artista, se enamora de Vicent, un pintor contemporáneo con quien empieza una tempestuosa relación. La intensidad de su pasión difuminará los límites entre ficción y realidad..

Fragmento

-Los pájaros alaban al Señor extendiendo las alas al cielo, los peces se multiplicarían si Él volviera a pedírselo. ¿Y qué hace su criatura más querida? ¿Qué hace el hombre?
Caspar David se protege de las preguntas del predicador escondiéndose tras el cuaderno de dibujo. Los fieles permanecen en silencio y evitan la mirada precisa del reverendo. El hombre se recrea en la pausa. Deja hablar al mar. Tras el silbido de una ventolera, su voz resuena. Mira al fondo y grita: -Joven Friedrich, ¿vos qué hacéis para alabar al señor?
Caspar David enrojece. ¿Cómo es posible que el predicador conozca su nombre? Entrecierra los ojos como un miope y se da cuenta de que está ante el gran poeta Kosegarten, el amigo de su maestro de dibujo. Un día los vio juntos en la academia y se fijó en la manera de gesticular del reverendo. Si los ventiladores se hubieran inventado, éste hubiera sido el objeto evocado por el aprendiz de pintor. Ahora piensa en un molino de harina, que también viene a cuento. Los creyentes se giran para observar al estudiante a quien han visto pintar las barcas tantas veces. Un montón de ojos acechan su respuesta. El joven saca fuerzas de flaqueza y musita con voz trémula: -Yo pinto.

Crítica

“Ada Castells confronta el espíritu del romanticismo con las contradicciones y los abismos de nuestro tiempo” Rosa Maria Piñol, La Vanguardia.

“Novelas cómo esta hace que nos reconciliemos con la literatura hecha con honestidad” Eduard Márquez, escritor.

“Ada Castells hace suya una sentencia de Friedrich: “Una pintura siempre tiene que producir una impresión anímica”, y la traslada a su oficio” Matías Néspolo, El Mundo.

“Toda la vida permite a Ada Castells indagar en el mundo de les relaciones amorosas, la fe religiosa, la relación con la madre, los celos y la amistad, y se sale con la suya”. Paco Gracia, La Gazzeta Express.

“Ada Castells ha estudiado teología y describe de manera factible el pensamiento religioso del pintor en relación con el arte (…) Para destacar las diferencias entre la protagonista y Caspar David Friedrich existe el juego irónico, sobretodo el uso de los anacronismos, muy bien dosificados por la autora” El Llibreter, bloguista.

“A lo largo de sus novelas, Ada Castells ha ido puliendo una voz especialmente irónica y reafirmando un estilo de una claridad y precisión que se agradecen porqué está a años luz de artificios y imposturas” Alba Alsina, Avui.

Aquest article també està disponible en: Inglés, Catalán

Comments are closed.