El diario vasco, El Heraldo de Aragón y Presència.

¿Piensas cómo la protagonista de El dedo del ángel, que escribir es desnudarse?
Sí, en cierta manera se puede entender cómo una manera de desnudarse, pero es una desnudez del alma en que puedes escoger que te sacas antes, que no te sacas nunca, que muestras más y que menos. Escribir es un estriptís del interior de la persona.

¿Tienes tanto sentido del humor cómo el narrador de Mirada?

El humor es una válvula de escape, una manera de entender el mundo y de entenderme a mi misma. Nos salva de la pena, la desgracia, la prepotencia y la pedantería.

En El dedo del ángel havia más sexo que amor; en Mirada hay más amor que sexo. ¿Te vuelves romántica con los años?
Aunque lo disimulo lo que puedo, siempre he sido muy romántica. Me apetecía escribir una historia de amor que no fuera cursi. En la próxima novela quiero profundizar un poco más en las relaciones de pareja y en como, a menudo, con el amor no hay suficiente. Después del beso final y el The End, ¿qué carajo pasa?

Frases extraídas de entrevistas aparecidas en El diario vasco, El Heraldo de Aragón y Presència.

Aquest article també està disponible en: Inglés, Catalán

Leave A Comment