Pura sang

Pura sang saldrá dentro de la colección El balancí de Edicions 62 en el mes de octubre. Hemos traducido algunos fragmentos del primer capítulo.

Fragmentos

Cuando llegué por primera vez a Son Blanc, fue como entrar en el paraíso. Todo lo saboreaba embriagada de buenos augurios. Tu padre conducía con parsimonia y orgullo hinchado. Quería que me impregnara de la belleza sangrienta de la isla a primera hora de la mañana. Estábamos cansados por el viaje y no hablábamos mucho. Yo entonces todavía ignoraba que ésta sería la tónica general de nuestra vida en común y, confiada, me llenaba los ojos de aquella calma que aún se me hace extraña.

(…)

En Barcelona todo había sido fácil. Después de una temporada sufriendo una relación destructiva, por fin había dado con el hombre perfecto. Su frivolidad de niño rico me reconfortaba. Asquerosamente convencional, me acogía con sus brazos benéficos y a mí me encantaba hacer ver que era una mujer ligera. Con él comprábamos vestidos, probábamos nuevos restaurantes, hacíamos fines de semana largos en Europa. Venga dormir en relais châteaux, perfumarse con un Jardin de la Mediterranée y comer petit fours. Y todo era tan estúpidamente francés. Por primera vez podía huir de mí e incluso el cerebro se me estaba volviendo chic. Entonces tu padre me dijo aquella frase, Déjalo todo y casémonos… Y yo me equivoqué.

(…)

Pintaba, como si ésta fuera la única salida posible, y a cada intento, la tela me reprochaba: Inútil, ¿dónde te has metido? No entendía cómo me había dejado vencer por la idea de vivir en un lugar que ahora se me hacía insoportablemente artificial o, para ser exactos, infinitamente aburrido. Así es que rogué que pasara algo. Lástima que mi oración fuera escuchada. Ahora que me miro en la distancia pienso que ojalá no hubiera pasado nada de nada, pero sí que pasó: naciste.

Aquest article també està disponible en: Inglés, Catalán

Comments are closed.